En el huerto que cuidan y miman los hortelanos Luis García y Bea Alonso López, en Navas de Oro, Segovia, Punto MX cultiva sus propias hortalizas, verduras y plantas. Allí nacen y crecen las semillas traídas ex profeso del país americano para conseguir el sabor del otro lado del Atlántico en forma de multitud de tomates, maíz, hierbas, chiles e ingredientes que hacen única y dan sabor a la cocina mexicana. Para Punto MX, el cuidado exquisito y artesanal de los ingredientes básicos que acaban en el plato es un símbolo de la casa, un forma de entender la cocina que habla, al fin y al cabo, de calidad y autenticidad.

Tomates

Más allá del rojo, redondo y clásico
En México existen muchas variedades de esta fruta. De ahí que para la cocina del restaurante sea esencial contar con el tomatillo verde –fundamental para las salsas- o el miltomate, sembrado entre milpas, un sistema de producción antiguo en el que esta hortaliza comparte tierras con calabazas, fríjoles y maíz.

Chiles

Enchílame otra vez
No hay uno; hay miles: rojos, verdes, amarillos, anaranjados; picantes, muy picantes, más dulces, semipicantes… Punto MX lleva a sus platos el habanero, el serrano, el jalapeño, el chipotle, el de árbol… Con ellos, enaltece cada plato con el más auténtico sabor mexicano.

Hierbas

Esencias de la tierra
Epazote, verdolagas, huauzontle, hoja santa son algunas de las hierbas cultivadas en la huerta de Punto MX. Su sabor es tanto y tan particular como su sonoridad. Su correcta utilización representan un viaje al México más ancestral.